Entradas

matrimonios forzados

Matrimonio forzado y protección internacional

¿Qué es el MATRIMONIO FORZADO?

¿Qué son los MATRIMONIOS FORZADOS?

El matrimonio forzado es la unión de dos personas sin el consentimiento, al menos, de una de las dos. Es una práctica muy arraigada en algunas regiones del mundo que afecta muy especialmente a mujeres y niñas. Una forma de matrimonio forzado es el matrimonio infantil. Cientos de miles de niñas y adolescentes son cada año obligadas a casarse en todo el mundo.

Los matrimonios forzados son una violación de los derechos humanos, según establecen diferentes tratados internacionales, así como una forma de violencia de género, pues lo sufren en su mayoría mujeres y niñas.

Matrimonio forzado y PROTECCIÓN internacional 

Matrimonios forzados y PROTECCIÓN internacionalSer víctima de un matrimonio forzado o estar en riesgo de serlo, en tanto forma de violencia hacia las mujeres aceptada legal, social o culturalmente en diferentes zonas del mundo, puede ser causa de asilo en España.

La Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y la protección subsidiaria, abrió explícitamente la puerta a las razones de género entre los supuestos de persecución y violencia establecidos para el acceso a la protección internacional. 

Los tribunales de justicia han reconocido en distintas ocasiones que una situación de desprotección y marginación social, política y jurídica de las mujeres en su país de origen, que vulnere de forma evidente y grave sus derechos humanos, es causa de asilo. Han reconocido asimismo que una situación de hostigamiento y amenazas contra una mujer para obligarla a casarse puede ser considerada una forma de persecución y ameritar por tanto el reconocimiento de la protección internacional.

En la práctica, y con la experiencia de trabajo jurídico acumulado en Accem, es habitual que en los casos en los que una mujer solicita protección internacional por razones de género concurran al mismo tiempo varias formas de violencia o persecución, como es el matrimonio forzado, la mutilación genital o la violencia física y sexual.

Matrimonio FORZADO, matrimonio INFANTIL y matrimonio PRECOZ

Matrimonio FORZADO, matrimonio INFANTIL y matrimonio PRECOZ

Tal y como establece el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), cabe distinguir entre matrimonio forzado, matrimonio infantil y matrimonio precoz: 

  • El matrimonio forzado es todo aquel que se establece sin el consentimiento pleno y libre de al menos uno de los contrayentes y/o cuando uno de ellos o ambos carecen de la capacidad de separarse o de poner fin a la unión, debido entre otros motivos a la existencia de coacciones o a una intensa presión social o familiar.
  • El matrimonio infantil es aquel en el que al menos uno de los contrayentes es un/a niño/a. Se entiende por niña/o a “todo ser humano menor de 18 años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”, de acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño.
  • El matrimonio precoz hace alusión a aquellas uniones en las que uno de los contrayentes es menor de 18 años en aquellos países en los que la mayoría de edad se alcanza más temprano o tras la celebración del matrimonio. También puede referirse a uniones en las que existen otros factores que determinan que uno de los contrayentes o ambos no están preparados para consentir la realización del matrimonio, como el nivel de desarrollo físico, emocional, sexual o psicosocial.

Algunos DATOS

Algunos DATOS

  • Diferentes instituciones y organismos internacionales, como ONU Mujeres, UNICEF, la OMS o el Fondo de Población de las Naciones Unidas, pronosticaron en 2013 que más de 140 millones de niñas en el mundo contraerían matrimonio en una década (2011-2020). Esto significa que el matrimonio infantil afectaría a 14,2 millones de niñas cada año, 39.000 al día.
  • Según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en 2012 alrededor de 400 millones de mujeres de entre 20 y 49 años de todo el mundo (el 41 % de la población total de mujeres en ese grupo de edad) habían contraído matrimonio o establecido una pareja antes de los 18 años.
  • El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) informó de que la proporción del matrimonio de niñas y adolescentes menores de 18 años en los países en desarrollo (con exclusión de China) es uno de cada tres.

REGIONES más afectadas

REGIONES más afectadasSegún la Red de trabajo sobre los matrimonios forzados No Acepto, de la que Accem forma parte, los matrimonios forzados son una práctica frecuente en algunas regiones, pueblos y comunidades de África, Asia y Oriente Medio, si bien no se pueden vincular automáticamente a una cultura o comunidad determinada. 

Según organizaciones supranacionales como las citadas UNICEF, OMS y ONU Mujeres, entre otras, si hablamos de matrimonio infantil los diez países con índices más elevados son: Níger (75 %), Chad (68 %), República Centroafricana (68 %), Bangladesh (66 %), Guinea Conakry (63 %), Mozambique (56 %), Malí (55 %), Burkina Faso (52 %), Sudán del Sur (52 %) y Malawi (50 %). Nueve de ellos están en África. En términos absolutos, sin embargo, es la India el país con mayor número de matrimonios infantiles. China, Pakistán, Afganistán o Irán son países en los que el matrimonio forzado es también práctica habitual en parte de sus comunidades. 

A pesar de esto, los matrimonios forzados no son únicamente una realidad geográficamente distante a nuestro contexto más inmediato. También se detectan casos de matrimonios forzados en Europa. En España, según afirma la red No Acepto, aún no se ha estudiado convenientemente este fenómeno. El Ministerio del Interior identificó entre 2016 y 2018 un total de ocho casos de víctimas de trata de personas en España con la finalidad de establecer un matrimonio forzado.

El matrimonio forzado y las PERSONAS REFUGIADAS

El matrimonio forzado y las PERSONAS REFUGIADASEl matrimonio forzado es una práctica que se ve favorecida por condiciones extremas de vulnerabilidad como pueden ser las provocadas por la pobreza o la guerra. En relación a esto se ha observado un incremento del número de mujeres y niñas afectadas por matrimonios forzosos en los campos de refugiados. La huida, las condiciones de desprotección y la incertidumbre vital a las que se enfrentan las personas refugiadas favorece la aparición e incremento de los matrimonios forzados. 

Este ha sido el caso que en los últimos años se ha dado con la población refugiada procedente de Siria instalada en precarias condiciones en Jordania, Líbano o Turquía. Según informó Ameco Press, antes del conflicto armado el matrimonio forzado representaba en Siria el 13 % del total de uniones. En los campos de refugiados se eleva este porcentaje al 51 %.

MARCO LEGAL internacional frente al matrimonio forzado

MARCO LEGAL internacional frente al matrimonio forzadoLos matrimonios forzados han sido reconocidos como una violación de los derechos humanos y como una forma de violencia hacia las mujeres y las niñas en numerosos tratados internacionales, declaraciones y convenciones. A continuación, algunos de ellos:

  • Convenio de Estambul. Convenio sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica. Adoptado por el Comité de Ministros del Consejo de Europa en 2011.
  • Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación en contra de las mujeres (art. 16). Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1979.
  • Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados. Adoptado en el marco de las Naciones Unidas en Nueva York en 1967.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art.10). Adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 23). Adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966.
  • Convención sobre el consentimiento para el matrimonio, la edad mínima para contraer matrimonio y el registro de los matrimonios (art.1). Aprobado por la Organización de las Naciones Unidas en 1962.
  • Convención suplementaria sobre la abolición de la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas a la esclavitud. Adoptada por una Conferencia de Plenipotenciarios convocada por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en 1956.
  • Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados. Adoptada por la Conferencia de Plenipotenciarios convocada a tal efecto por la Asamblea General de Naciones Unidas. 1951.
  • Declaración Universal de los Derechos Humanos. Proclamada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1948.

 

Panorama Mujeres Refugiadas 2020

La mitad son ELLAS

En el mundo hay actualmente alrededor de 70,8 millones de personas desplazadas forzosamente de sus hogares. Aproximadamente la mitad de ellas son mujeres y niñas.

PERSECUCIÓN por motivos de GÉNERO

La persecución por motivos de género se produce cuando la violencia y las amenazas que sufre una persona están relacionadas con el rol asignado a esa persona en función de su identidad de género. Las mujeres y niñas son las principales afectadas por la persecución por motivos de género.

 

En España, la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo.

CAUSAS específicas de ASILO

Las mujeres se convierten en refugiadas por los mismos motivos que los hombres pero, además, sufren formas específicas de persecución por el mismo hecho de ser mujeres:

  • Violencia física y/o sexual: una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física o sexual.
  • Discriminación grave: la discriminación a la mujer es la más extendida y transversal de todas. Cuando atenta contra los derechos humanos es causa de asilo.
  • Trata de seres humanos: el 98 % de las víctimas de trata con fines de explotación sexual en el mundo son mujeres y niñas.
  • Imposición de normas sociales y religiosas: las mujeres que deciden no acatar las convenciones y reglas de su comunidad son perseguidas y violentadas.
  • Orientación sexual e identidad de género: actualmente 72 países en el mundo criminalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas adultas del mismo sexo. Las mujeres trans sufren violencia y persecución a causa de su identidad de género.
  • Mutilación Genital Femenina (MGF): alrededor de 200 millones de mujeres y niñas en el mundo son víctimas de mutilaciones en sus órganos sexuales.
  • Crímenes de honor: castigos físicos, incluso asesinatos, a manos de sus propias familias por considerar que la mujer castigada ha traído vergüenza y desprestigio a la familia.
  • Matrimonio forzado: unión de dos personas sin el consentimiento de una de las dos. El matrimonio infantil es una forma de matrimonio forzoso.

DESIGUALDAD Y VIOLENCIA contra las MUJERES

Las causas de asilo por motivos de género evidencian una realidad mucho más amplia y que atraviesa el mundo en todas las direcciones y latitudes: la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

La violencia contra las mujeres, según definen las Naciones Unidas, comprende todo acto de carácter sexista que pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, incluyendo las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad.

En el caso de las mujeres refugiadas, encontramos manifestaciones de violencia en todos los contextos: en origen, como causa que obliga a la huida; en el viaje o trayecto migratorio, donde los riesgos y peligros son mayores para las mujeres, y en las sociedades de acogida, donde aparecen nuevas amenazas y formas de desigualdad.


Violencia en ORIGEN:

A escala global las mujeres se enfrentan a un sistema de desigualdad que es generalizado. A escala regional y local, las mujeres sufren formas de violencia que en ocasiones ponen en grave riesgo su integridad y su vida, obligándolas a escapar para ponerse a salvo.

Falta de derechos y discriminación: no son pocos los lugares en los que ser mujer implica ser tratada como inferior con normas y leyes que imposibilitan la igualdad. Hay muchos países en los que las mujeres no pueden acceder a la escuela o la universidad, no pueden presentarse a elecciones, no tienen acceso a la salud sexual y reproductiva, no pueden ser parte de las herencias familiares, no tienen acceso al trabajo, no tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad, no pueden divorciarse, etc.

Violencia sexual: esta forma de violencia es una amenaza constante contra las mujeres que se da en todos los países y en todos los contextos posibles. En el mundo una de cada tres mujeres afirma haber sufrido violencia física o sexual. Más de 16 millones de adolescentes en el mundo dan a luz cada año como consecuencia de relaciones forzadas. En guerras y conflictos armados, a la violencia física, el asesinato y la tortura, se une la violencia sexual contra las mujeres como arma, estrategia y botín de guerra.

Feminicidio: cuando un homicidio se produce por razones de género podemos hablar de feminicidio o femicidio. Existen regiones y países en los que las tasas de feminicidios resultan especialmente insoportables. Por ejemplo, El Salvador y Honduras presenta tasas de 6,8 y 5,1 feminicidios respectivamente por cada 100.000 habitantes, lo que los sitúa entre los países más peligrosos para las mujeres entre los que existen datos.


Violencia en TRÁNSITO:

Las mujeres refugiadas y migrantes en tránsito se ven expuestas a formas de violencia mayores que los hombres. En un mundo en el que rige un sistema de fronteras y en el que no existen vías legales, seguras y reales para la migración, las personas migrantes se ven obligadas a emprender caminos clandestinos llenos de riesgos ciertos. Durante el viaje los peligros para las mujeres son siempre superiores, en términos de violencia física y sexual.

Mujeres y niñas se enfrentan a amenazas como es la trata de personas. Aunque la trata es un fenómeno que se produce en los países de origen, tránsito y destino, lo cierto es que el viaje o trayecto migratorio es una fase en la que la vulnerabilidad es mayor y también lo es el riesgo de que mujeres y niñas sean atrapadas por estas redes criminales.


Violencia en DESTINO:

La llegada a contextos hipotéticamente más seguros no hacen desaparecer la violencia y mucho menos la desigualdad. El género y el origen son factores muy importantes en las diferentes formas de discriminación que afrontan las mujeres de origen extranjero, ya sean refugiadas o inmigrantes. También tienen un peso importante en sus condiciones de vulnerabilidad social, laboral y doméstica.

Cuando hablamos de las formas de desigualdad hacia las mujeres refugiadas y migrantes, es pertinente hablar de interseccionalidad y discriminación múltiple, que se produce cuando diferentes factores de discriminación se mezclan y se combinan, generando nuevas formas de discriminación.

 

España: protección, pero AUSENCIA de DATOS 

En España, a pesar de que la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo, la realidad indica que no se están recogiendo de forma diferenciada los motivos específicos por los que se proporciona protección. Esto significa que actualmente no existen datos públicos desagregados para saber cuántos estatutos de refugiada se están concediendo por razones de género y por qué motivos específicos.

DATOS de ATENCIÓN de Accem a mujeres refugiadas

En 2019 fueron atendidas por Accem un total de 9.320 mujeres y niñas solicitantes y beneficiarias de protección internacional.


Las mujeres que atendimos en 2019, en función del estado de su solicitud de protección, se distribuyen de la siguiente manera:

 

 

Los principales países de origen de las mujeres solicitantes de protección atendidas por Accem en 2019 fueron de manera destacada Venezuela y Colombia.

 

Mujeres refugiadas: RESISTENTES y RESILIENTES

Hemos visto cómo las mujeres son perseguidas por motivos específicos que tienen que ver con su género; enfrentan mayores amenazas y sufren más formas de violencia que los hombres. A pesar de todo ello, desde Accem queremos subrayar que es importante no revictimizar a estas mujeres, queremos poner en valor su fortaleza, su resiliencia, su capacidad para sobreponerse y generar herramientas y estrategias propias para salir adelante. Las mujeres son muchas veces las que primero responden en las crisis humanitarias y su papel es clave para la supervivencia y la recuperación de sus familias y de las comunidades a las que pertenecen.

Desde Accem queremos reconocer y hacer visible la fuerza y la valentía de las mujeres refugiadas, su ejemplo en la lucha por plantar cara y enfrentarse a la adversidad.