Entradas

Libertad, represion proteccion inter featured

Discriminación grave, falta de libertad y protección internacional

DISCRIMINACIÓN y falta de LIBERTAD para las mujeres

Falta de libertad y represión contra las mujeresLas mujeres pueden convertirse en refugiadas cuando se ven obligadas a huir al sufrir violencia y/o persecución o estar en riesgo de padecerla por no acatar normas y costumbres sociales o religiosas de carácter represivo y dirigidas contra la población femenina. 

Las mujeres que deciden organizarse o significarse públicamente en la defensa de sus libertades tienen más probabilidades de ser perseguidas y violentadas y de verse en la necesidad de convertirse en refugiadas. 

En un mundo presidido por la desigualdad, las mujeres son discriminadas por razón de su género en numerosos ámbitos de la vida. Aunque la discriminación por sí misma no es considerada automáticamente una forma de persecución, sí podría llegar a serlo en determinadas circunstancias, en función tanto de la gravedad de las consecuencias para la víctima como de la acción (o inacción) del Estado.

DESIGUALDAD entre géneros 

Desigualdad entre génerosLa desigualdad entre los géneros es una constante planetaria. Según el índice de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se estima que en 2030 ningún país del mundo habrá alcanzado la igualdad de género.

Este sistema global de desigualdad entre géneros es lo que conocemos como patriarcado, entendido en sentido general como la forma de organización social en la que la autoridad es ejercida por el varón, estableciéndose un dominio de los hombres sobre las mujeres. El patriarcado comprende todo un sistema de dominación heteromasculina, que alcanzaría todas las esferas de la vida, como lo político, lo económico, lo cultural y lo religioso.

Este sistema de desigualdad y violencia estructural se manifiesta de diferentes formas e intensidades en cada región del mundo, pero la realidad es que la desigualdad entre géneros atraviesa todas las sociedades, provocando que las mujeres vean cercenadas sus libertades y derechos por causa de normas legales, sociales o religiosas. En las situaciones más graves de falta de libertad, represión, persecución y violencia, las mujeres se ven en la necesidad de escapar.

Los derechos de las mujeres son derechos humanos. Por obvio que parezca, hay que subrayar que sin igualdad real entre los hombres y las mujeres no es posible una sociedad libre e igualitaria

PERSECUCIÓN por motivos de género y PROTECCIÓN internacional

Represión contra las mujeres y protección internacionalA pesar de que la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados no cita explícitamente a la persecución por motivos de género, esta debe ser interpretada, como ha indicado el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), desde una perspectiva de género conforme al espíritu de la convención, cuyo objetivo no es otro que asegurar la protección de las personas que no pueden encontrarla en su país de origen. 

En España, la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y la protección subsidiaria, sí menciona explícitamente la persecución por motivos de género como causa de asilo, lo que ha ampliado la capacidad y amplitud de la protección de las mujeres en nuestro país. 

Consecuentemente, y en clave de género, las mujeres que por enfrentarse a las convenciones sociales y culturales, a leyes discriminatorias, a la imposición de roles de género y, en definitiva, a un sistema de dominación patriarcal, son perseguidas, reprimidas y ven en serio peligro su vida e integridad, pueden solicitar protección internacional y son susceptibles de poder ejercer el derecho de asilo. Entre otras muchas posibles causas, estamos hablando de situaciones como:

  • Mujeres que no aceptan la imposición de normas discriminatorias acerca de sus derechos económicos, sociales y civiles.
  • Mujeres que no aceptan la imposición de normas morales y discriminatorias de comportamiento, ya sea en relación a su modo de vivir, de amar, de vestir o de expresarse.
  • Mujeres que no aceptan el control por parte de las distintas autoridades masculinas que las rodean, tanto en la esfera pública como en la privada, tanto en el ámbito de la comunidad, como del grupo religioso o la familia. 
  • Mujeres que no aceptan ver violentados sus derechos sexuales y reproductivos. 
  • Mujeres activistas y/o militantes, que se organizan, que participan de las luchas feministas y en defensa de los derechos de las mujeres.

Siguiendo la doctrina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), existe un consenso generalizado que no equipara directamente discriminación y persecución. Sin embargo, un patrón de discriminación o trato desfavorable podría llegar a ser considerado persecución “por motivos concurrentes”, requiriendo y justificando el reconocimiento de la protección internacional. Esto se produciría cuando este trato desfavorable tuviera consecuencias de “carácter severamente lesivo” para la persona afectada.

La protección o desprotección por parte del Estado sería el otro elemento fundamental en el análisis. Cuando un Estado no reconoce derechos ni concede protección para abusos graves, estaríamos hablando de una forma de discriminación  que podría equivaler a persecución y ameritar la concesión de la protección internacional.

FEMINISMO y persecución 

Feminismo y persecuciónEl feminismo es el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. Es también el movimiento social y político en defensa de los derechos de las mujeres por la consecución de esa igualdad real y efectiva y frente a todas las formas de opresión, dominación y explotación que articulan y componen el sistema patriarcal. El feminismo es un movimiento de transformación social de alcance global. 

Como consecuencia de esto, las mujeres activistas y militantes de las luchas feministas y antipatriarcales se enfrentan a menudo, en numerosas sociedades y contextos diferentes, a la posibilidad real de la represión, la persecución y la violencia. 

Cuando el Estado no es capaz de proteger los derechos y libertades de sus ciudadanas, estas pueden verse en la necesidad de escapar y solicitar protección internacional en otro país. La Convención de Ginebra de 1951 reconoce el derecho a solicitar asilo cuando una persona sufre persecución por sus opiniones políticas o por su pertenencia a un grupo social determinado; por esta vía, la persecución del feminismo podría ser también causa de asilo. 

ALGUNOS DATOS 

Algunos datos

  • Según el índice de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que mide la evolución de los diferentes países del mundo en función de los ODS acordados en 2015, ningún país del mundo habrá alcanzado en 2030 el objetivo de la igualdad de género. 
  • No existen a nivel global ni tampoco a escala estatal datos que recojan el número de mujeres refugiadas que se han visto obligadas a huir o que han solicitado protección internacional en nuestro país por no aceptar la desigualdad y rechazar las imposiciones culturales o religiosas que sufrían en sus contextos de origen.
  • El 50 por ciento de las personas desplazadas forzosamente en el mundo (79,5 millones de personas) son mujeres y niñas. 

REGIONES más afectadas

Regiones más afectadasAunque, como hemos señalado, la desigualdad de género alcance todos las regiones del mundo, la existencia de persecución por motivos discriminatorios dependerá de las consecuencias sobre los derechos fundamentales de sus víctimas, sobre su impacto y riesgos para su integridad física y moral, así como del papel del Estado en la persecución y protección (o no) de sus víctimas. 

Para evaluar la existencia o no de persecución por motivos discriminatorios en un país concreto será de gran importancia la COI (Country of Origin Information), o información sobre el país de origen, una herramienta clave para la resolución de las solicitudes de protección internacional, a través del estudio pormenorizado de las circunstancias existentes en cada país.

Un estudio publicado por la Fundación Thompson Reuters en 2018 identificó los diez países más peligrosos del mundo para las mujeres, a partir de entrevistas realizadas a más de 500 expertos en cuestiones de género. Fueron, por este orden, los siguientes: India, Afganistán, Siria, Somalia, Arabia Saudí, Pakistán, República Democrática del Congo, Yemen, Nigeria y Estados Unidos

MARCO LEGAL internacional 

Marco legal internacional

  • Convenio de Estambul. Convenio sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica. Adoptado por el Comité de Ministros del Consejo de Europa en 2011.
  • Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación en contra de las mujeres (art. 16). Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1979.
  • Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados. Adoptado en el marco de las Naciones Unidas en Nueva York en 1967.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art.10). Adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 23). Adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966.
  • Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados. Adoptada por la Conferencia de Plenipotenciarios convocada a tal efecto por la Asamblea General de Naciones Unidas. 1951.
  • Declaración Universal de los Derechos Humanos. Proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948.

Panorama Mujeres Refugiadas 2020

La mitad son ELLAS

En el mundo hay actualmente alrededor de 70,8 millones de personas desplazadas forzosamente de sus hogares. Aproximadamente la mitad de ellas son mujeres y niñas.

PERSECUCIÓN por motivos de GÉNERO

La persecución por motivos de género se produce cuando la violencia y las amenazas que sufre una persona están relacionadas con el rol asignado a esa persona en función de su identidad de género. Las mujeres y niñas son las principales afectadas por la persecución por motivos de género.

 

En España, la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo.

CAUSAS específicas de ASILO

Las mujeres se convierten en refugiadas por los mismos motivos que los hombres pero, además, sufren formas específicas de persecución por el mismo hecho de ser mujeres:

  • Violencia física y/o sexual: una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física o sexual.
  • Discriminación grave: la discriminación a la mujer es la más extendida y transversal de todas. Cuando atenta contra los derechos humanos es causa de asilo.
  • Trata de seres humanos: el 98 % de las víctimas de trata con fines de explotación sexual en el mundo son mujeres y niñas.
  • Imposición de normas sociales y religiosas: las mujeres que deciden no acatar las convenciones y reglas de su comunidad son perseguidas y violentadas.
  • Orientación sexual e identidad de género: actualmente 72 países en el mundo criminalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas adultas del mismo sexo. Las mujeres trans sufren violencia y persecución a causa de su identidad de género.
  • Mutilación Genital Femenina (MGF): alrededor de 200 millones de mujeres y niñas en el mundo son víctimas de mutilaciones en sus órganos sexuales.
  • Crímenes de honor: castigos físicos, incluso asesinatos, a manos de sus propias familias por considerar que la mujer castigada ha traído vergüenza y desprestigio a la familia.
  • Matrimonio forzado: unión de dos personas sin el consentimiento de una de las dos. El matrimonio infantil es una forma de matrimonio forzoso.

DESIGUALDAD Y VIOLENCIA contra las MUJERES

Las causas de asilo por motivos de género evidencian una realidad mucho más amplia y que atraviesa el mundo en todas las direcciones y latitudes: la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

La violencia contra las mujeres, según definen las Naciones Unidas, comprende todo acto de carácter sexista que pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, incluyendo las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad.

En el caso de las mujeres refugiadas, encontramos manifestaciones de violencia en todos los contextos: en origen, como causa que obliga a la huida; en el viaje o trayecto migratorio, donde los riesgos y peligros son mayores para las mujeres, y en las sociedades de acogida, donde aparecen nuevas amenazas y formas de desigualdad.


Violencia en ORIGEN:

A escala global las mujeres se enfrentan a un sistema de desigualdad que es generalizado. A escala regional y local, las mujeres sufren formas de violencia que en ocasiones ponen en grave riesgo su integridad y su vida, obligándolas a escapar para ponerse a salvo.

Falta de derechos y discriminación: no son pocos los lugares en los que ser mujer implica ser tratada como inferior con normas y leyes que imposibilitan la igualdad. Hay muchos países en los que las mujeres no pueden acceder a la escuela o la universidad, no pueden presentarse a elecciones, no tienen acceso a la salud sexual y reproductiva, no pueden ser parte de las herencias familiares, no tienen acceso al trabajo, no tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad, no pueden divorciarse, etc.

Violencia sexual: esta forma de violencia es una amenaza constante contra las mujeres que se da en todos los países y en todos los contextos posibles. En el mundo una de cada tres mujeres afirma haber sufrido violencia física o sexual. Más de 16 millones de adolescentes en el mundo dan a luz cada año como consecuencia de relaciones forzadas. En guerras y conflictos armados, a la violencia física, el asesinato y la tortura, se une la violencia sexual contra las mujeres como arma, estrategia y botín de guerra.

Feminicidio: cuando un homicidio se produce por razones de género podemos hablar de feminicidio o femicidio. Existen regiones y países en los que las tasas de feminicidios resultan especialmente insoportables. Por ejemplo, El Salvador y Honduras presenta tasas de 6,8 y 5,1 feminicidios respectivamente por cada 100.000 habitantes, lo que los sitúa entre los países más peligrosos para las mujeres entre los que existen datos.


Violencia en TRÁNSITO:

Las mujeres refugiadas y migrantes en tránsito se ven expuestas a formas de violencia mayores que los hombres. En un mundo en el que rige un sistema de fronteras y en el que no existen vías legales, seguras y reales para la migración, las personas migrantes se ven obligadas a emprender caminos clandestinos llenos de riesgos ciertos. Durante el viaje los peligros para las mujeres son siempre superiores, en términos de violencia física y sexual.

Mujeres y niñas se enfrentan a amenazas como es la trata de personas. Aunque la trata es un fenómeno que se produce en los países de origen, tránsito y destino, lo cierto es que el viaje o trayecto migratorio es una fase en la que la vulnerabilidad es mayor y también lo es el riesgo de que mujeres y niñas sean atrapadas por estas redes criminales.


Violencia en DESTINO:

La llegada a contextos hipotéticamente más seguros no hacen desaparecer la violencia y mucho menos la desigualdad. El género y el origen son factores muy importantes en las diferentes formas de discriminación que afrontan las mujeres de origen extranjero, ya sean refugiadas o inmigrantes. También tienen un peso importante en sus condiciones de vulnerabilidad social, laboral y doméstica.

Cuando hablamos de las formas de desigualdad hacia las mujeres refugiadas y migrantes, es pertinente hablar de interseccionalidad y discriminación múltiple, que se produce cuando diferentes factores de discriminación se mezclan y se combinan, generando nuevas formas de discriminación.

 

España: protección, pero AUSENCIA de DATOS 

En España, a pesar de que la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo, la realidad indica que no se están recogiendo de forma diferenciada los motivos específicos por los que se proporciona protección. Esto significa que actualmente no existen datos públicos desagregados para saber cuántos estatutos de refugiada se están concediendo por razones de género y por qué motivos específicos.

DATOS de ATENCIÓN de Accem a mujeres refugiadas

En 2019 fueron atendidas por Accem un total de 9.320 mujeres y niñas solicitantes y beneficiarias de protección internacional.


Las mujeres que atendimos en 2019, en función del estado de su solicitud de protección, se distribuyen de la siguiente manera:

 

 

Los principales países de origen de las mujeres solicitantes de protección atendidas por Accem en 2019 fueron de manera destacada Venezuela y Colombia.

 

Mujeres refugiadas: RESISTENTES y RESILIENTES

Hemos visto cómo las mujeres son perseguidas por motivos específicos que tienen que ver con su género; enfrentan mayores amenazas y sufren más formas de violencia que los hombres. A pesar de todo ello, desde Accem queremos subrayar que es importante no revictimizar a estas mujeres, queremos poner en valor su fortaleza, su resiliencia, su capacidad para sobreponerse y generar herramientas y estrategias propias para salir adelante. Las mujeres son muchas veces las que primero responden en las crisis humanitarias y su papel es clave para la supervivencia y la recuperación de sus familias y de las comunidades a las que pertenecen.

Desde Accem queremos reconocer y hacer visible la fuerza y la valentía de las mujeres refugiadas, su ejemplo en la lucha por plantar cara y enfrentarse a la adversidad.