Panorama Mujeres Refugiadas 2020

La mitad son ELLAS

En el mundo hay actualmente alrededor de 70,8 millones de personas desplazadas forzosamente de sus hogares. Aproximadamente la mitad de ellas son mujeres y niñas.

PERSECUCIÓN por motivos de GÉNERO

La persecución por motivos de género se produce cuando la violencia y las amenazas que sufre una persona están relacionadas con el rol asignado a esa persona en función de su identidad de género. Las mujeres y niñas son las principales afectadas por la persecución por motivos de género.

 

En España, la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo.

CAUSAS específicas de ASILO

Las mujeres se convierten en refugiadas por los mismos motivos que los hombres pero, además, sufren formas específicas de persecución por el mismo hecho de ser mujeres:

  • Violencia física y/o sexual: una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física o sexual.
  • Discriminación grave: la discriminación a la mujer es la más extendida y transversal de todas. Cuando atenta contra los derechos humanos es causa de asilo.
  • Trata de seres humanos: el 98 % de las víctimas de trata con fines de explotación sexual en el mundo son mujeres y niñas.
  • Imposición de normas sociales y religiosas: las mujeres que deciden no acatar las convenciones y reglas de su comunidad son perseguidas y violentadas.
  • Orientación sexual e identidad de género: actualmente 72 países en el mundo criminalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas adultas del mismo sexo. Las mujeres trans sufren violencia y persecución a causa de su identidad de género.
  • Mutilación Genital Femenina (MGF): alrededor de 200 millones de mujeres y niñas en el mundo son víctimas de mutilaciones en sus órganos sexuales.
  • Crímenes de honor: castigos físicos, incluso asesinatos, a manos de sus propias familias por considerar que la mujer castigada ha traído vergüenza y desprestigio a la familia.
  • Matrimonio forzado: unión de dos personas sin el consentimiento de una de las dos. El matrimonio infantil es una forma de matrimonio forzoso.

DESIGUALDAD Y VIOLENCIA contra las MUJERES

Las causas de asilo por motivos de género evidencian una realidad mucho más amplia y que atraviesa el mundo en todas las direcciones y latitudes: la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

La violencia contra las mujeres, según definen las Naciones Unidas, comprende todo acto de carácter sexista que pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, incluyendo las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad.

En el caso de las mujeres refugiadas, encontramos manifestaciones de violencia en todos los contextos: en origen, como causa que obliga a la huida; en el viaje o trayecto migratorio, donde los riesgos y peligros son mayores para las mujeres, y en las sociedades de acogida, donde aparecen nuevas amenazas y formas de desigualdad.


Violencia en ORIGEN:

A escala global las mujeres se enfrentan a un sistema de desigualdad que es generalizado. A escala regional y local, las mujeres sufren formas de violencia que en ocasiones ponen en grave riesgo su integridad y su vida, obligándolas a escapar para ponerse a salvo.

Falta de derechos y discriminación: no son pocos los lugares en los que ser mujer implica ser tratada como inferior con normas y leyes que imposibilitan la igualdad. Hay muchos países en los que las mujeres no pueden acceder a la escuela o la universidad, no pueden presentarse a elecciones, no tienen acceso a la salud sexual y reproductiva, no pueden ser parte de las herencias familiares, no tienen acceso al trabajo, no tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad, no pueden divorciarse, etc.

Violencia sexual: esta forma de violencia es una amenaza constante contra las mujeres que se da en todos los países y en todos los contextos posibles. En el mundo una de cada tres mujeres afirma haber sufrido violencia física o sexual. Más de 16 millones de adolescentes en el mundo dan a luz cada año como consecuencia de relaciones forzadas. En guerras y conflictos armados, a la violencia física, el asesinato y la tortura, se une la violencia sexual contra las mujeres como arma, estrategia y botín de guerra.

Feminicidio: cuando un homicidio se produce por razones de género podemos hablar de feminicidio o femicidio. Existen regiones y países en los que las tasas de feminicidios resultan especialmente insoportables. Por ejemplo, El Salvador y Honduras presenta tasas de 6,8 y 5,1 feminicidios respectivamente por cada 100.000 habitantes, lo que los sitúa entre los países más peligrosos para las mujeres entre los que existen datos.


Violencia en TRÁNSITO:

Las mujeres refugiadas y migrantes en tránsito se ven expuestas a formas de violencia mayores que los hombres. En un mundo en el que rige un sistema de fronteras y en el que no existen vías legales, seguras y reales para la migración, las personas migrantes se ven obligadas a emprender caminos clandestinos llenos de riesgos ciertos. Durante el viaje los peligros para las mujeres son siempre superiores, en términos de violencia física y sexual.

Mujeres y niñas se enfrentan a amenazas como es la trata de personas. Aunque la trata es un fenómeno que se produce en los países de origen, tránsito y destino, lo cierto es que el viaje o trayecto migratorio es una fase en la que la vulnerabilidad es mayor y también lo es el riesgo de que mujeres y niñas sean atrapadas por estas redes criminales.


Violencia en DESTINO:

La llegada a contextos hipotéticamente más seguros no hacen desaparecer la violencia y mucho menos la desigualdad. El género y el origen son factores muy importantes en las diferentes formas de discriminación que afrontan las mujeres de origen extranjero, ya sean refugiadas o inmigrantes. También tienen un peso importante en sus condiciones de vulnerabilidad social, laboral y doméstica.

Cuando hablamos de las formas de desigualdad hacia las mujeres refugiadas y migrantes, es pertinente hablar de interseccionalidad y discriminación múltiple, que se produce cuando diferentes factores de discriminación se mezclan y se combinan, generando nuevas formas de discriminación.

 

España: protección, pero AUSENCIA de DATOS 

En España, a pesar de que la Ley de Asilo 12/2009 reconoce la persecución por motivos de género como causa de asilo, la realidad indica que no se están recogiendo de forma diferenciada los motivos específicos por los que se proporciona protección. Esto significa que actualmente no existen datos públicos desagregados para saber cuántos estatutos de refugiada se están concediendo por razones de género y por qué motivos específicos.

DATOS de ATENCIÓN de Accem a mujeres refugiadas

En 2019 fueron atendidas por Accem un total de 9.320 mujeres y niñas solicitantes y beneficiarias de protección internacional.


Las mujeres que atendimos en 2019, en función del estado de su solicitud de protección, se distribuyen de la siguiente manera:

 

 

Los principales países de origen de las mujeres solicitantes de protección atendidas por Accem en 2019 fueron de manera destacada Venezuela y Colombia.

 

Mujeres refugiadas: RESISTENTES y RESILIENTES

Hemos visto cómo las mujeres son perseguidas por motivos específicos que tienen que ver con su género; enfrentan mayores amenazas y sufren más formas de violencia que los hombres. A pesar de todo ello, desde Accem queremos subrayar que es importante no revictimizar a estas mujeres, queremos poner en valor su fortaleza, su resiliencia, su capacidad para sobreponerse y generar herramientas y estrategias propias para salir adelante. Las mujeres son muchas veces las que primero responden en las crisis humanitarias y su papel es clave para la supervivencia y la recuperación de sus familias y de las comunidades a las que pertenecen.

Desde Accem queremos reconocer y hacer visible la fuerza y la valentía de las mujeres refugiadas, su ejemplo en la lucha por plantar cara y enfrentarse a la adversidad.